Inspección Antemortem

- Control Oficial
- Mecánica de la inspección
- Procedimientos del establecimiento
- Hallazgos y no conformidades
- Medidas adoptadas
- Dictamen

La inspección antemortem (IAM) tiene como finalidad valorar si los animales que llegan al matadero están o no en condiciones adecuadas para su sacrificio y dictaminar posteriormente su aptitud o no para el sacrificio con destino a consumo humano.

El veterinario oficial efectuará la IAM de todos los animales antes del sacrificio por lotes o de forma individual de acuerdo con la especie inspeccionada. La inspección se realizará en las 24 horas siguientes a la llegada de estos al matadero y menos de 24 horas antes del sacrificio. Además, el veterinario oficial podrá decidir realizar una inspección en cualquier otro momento.

La IAM deberá efectuarse en condiciones adecuadas de iluminación, con la dotación de material necesario y con la colaboración del operador económico en las operaciones que le sean requeridas por parte del veterinario oficial. Se realizará durante la estabulación, y siempre que sea posible, durante la descarga.

En general se procederá a comprobar:

• Grado de limpieza de los animales.
• Identificación animal: presencia de marcas auriculares e inviolabilidad de las mismas en la medida de lo posible, tatuaje, etc. Errores en la correspondencia con la documentación que ampara el transporte de los animales.
• Documentación de acompañamiento.
• Estado sanitario, animales con sintomatología compatible con cualquier enfermedad.
• Presencia de animales destinados al matadero dentro de un plan de erradicación de enfermedades.
• Presencia de signos de tratamiento farmacológico o sospecha de la administración de sustancias prohibidas.
• Aptitud para el transporte.
• Bienestar animal durante el sacrificio y operaciones conexas.

Una vez realizada la inspección antemortem se establecerá un dictamen si es apto para sacrificio con destino a consumo humano o no.

Xunta de Galicia © Xunta de Galicia. Información mantenida y publicada en internet por la Consellería de Sanidade - Servizo Galego de Saúde
Galicia o bo cambio